sábado, 19 de enero de 2008

Gómez Palacio Coahuila: ¿cómo?


Leer la nota del miércoles 16 de Enero de este año en la página 32 del diario Express de la Opinión Milenio (de Torreón, ojo, Coahuila) en su sección de Deportes es para entender que el humor forma parte importante de la vida. Así que un saludo muy afectuoso para Alejandra Rivero Aguilar –editora- e igualmente para Carlos Hernández Castrejón, ¿responsable? de la nota titulada: Ludueña NO SE CONFIA.

Y efectivamente; no hay que confiarse. Cualquier blog también está en la mira de los lectores. La gran diferencia es que un blog tiene la ventaja de utilizar herramientas de edición aun después de su publicación lo cual hace menos complicada la cuestión de los horrores, sean de estilo, ortografía o sintaxis. Ventaja imposible para la prensa escrita. Lo hecho, hecho está.

Para empezar, habrá que recordar que el Santos es un equipo de fútbol identificado con toda la Comarca Lagunera, tanto en su región del estado de Coahuila como en el estado de Durango. Para quien no conozca está parte desértica del mundo hay un lecho de un río seco conocido como Nazas que divide a dos estados y dos ciudades circunvecinas; Torreón, Coahuila y Gómez Palacio, Durango. Pequeña acotación que sirve de pretexto para dejar un sentir de algunos seguidores del Santos: también los aficionados que pagan boleto, originarios de Gómez Palacio o Lerdo (Durango) son bienintencionados santistas. No sólo el Santos representa a Torreón. Quizá el error del reportero se debe a que actualmente el equipo hace sus prácticas de entrenamiento en un lugar conocido como Santa Rita, en Gómez Palacio e inconcientemente también quiso apropiárselo para Coahuila.



Geografía elemental que un niño de la sección maternal de cualquier kinder de la región empieza rápidamente a comprender. “Pasando el puente es Torreón. De este lado es Gómez”. O tal vez lo cosa sea más complicada de entender para editora y reportero, porque uno empieza a dudar de la sanidad mental de los dos cuando se mira la siguiente línea: “…ahora hay (sic)trabajar fuerte para buscar (sic) ñero…” Hasta el editor de Word me pone subrayado en rojo ¿ñero? Luego, no muy lejos, más bien pegadito, se lee: “Fernando Arce, al respecto mencionó Ludueña (sic) que se trata de un jugador importante que seguro va aportar (sic) cosas buenas al equipo y que se ha venido acoplando muy.” Muy, muy se creen el reportero y la editora que piensan que tenemos la obligación de entender lo que, como dice un clásico, “lo que ellos quisieron decir…”





Leyendo la nota benévolamente cualquiera puede defenderlos y decir que son “gajes del oficio”. Pero la verdad ya son ganas de molestar cuando algunos futbolistas “guerreros” –ése es su nombre de batalla-, en la pluma del reportero son reducidos a retrasados mentales. “No se sabe cómo nos jugar el sábado…”, pero de inmediato regresa la confianza para el lector cuando se lee: “pero eso no nos interesa” Ah! bueno, no se juega con la lengua, se juega con las piernas.



Estos dos profesionales de la prensa escrita son verdaderos fanáticos de nuestro prócer Cantinflas. Para no seguir haciendo leña, aquí dejo una muestra de lo que hasta la Real Academia ha reconocido como una forma de hablar, cosa que Alejandra y Carlos lo llevan a la práctica en un pequeño homenaje a Mario Moreno: “Arce viene a fortalecer la media cancha, (sic) del equipo (sic) y pues no se sabe quien (sic) va a jugar, y el que lo haga esperemos que lo haga de la mejor manera…” Sí, por favor que lo haga, que lo haga; esa media cancha con un redactor así quedó partida por todos lados. En ese caso hoy Cruz Azul puede estar tranquilo; juega contra deficientes mentales.

2 comentarios:

david83 dijo...

buenisimo! que es que la gente no se da cuenta? o que pasa?

Eduardo Rentería dijo...

El lector de muchos diarios en diferentes paises tiene derechos. Para eso están las "cartas del lector" o el defensor del lector, pero parece que en Express ni siquiera una disculpa por medio de una fe de erratas.