lunes, 26 de mayo de 2008

Los Santos hacen milagros




El fútbol trascendió ayer al simple juego en toda la Comarca Lagunera. Lo aparente es que 22 hombres en el estadio Corona se la estaban jugando en su trabajo; estaban haciendo su mejor esfuerzo por ganar; nadie quería perder su oportunidad de conseguir el triunfo. Eso en apariencia, porque los aficionados tanto en el estadio como los seguidores del juego a través de la telera también se la estaban jugando con su equipo, fuera este Monterrey o Santos. El punto aquí no es la victoria del equipo local, sino cómo ganó. “Puro corazón”, “dejaron el Alma”, “dramático avance”, son expresiones que intentan reflejar la forma en que Santos venció en la partida a Monterrey. Y en esa conquista la gente no duda en asegurar que su apoyo fue la motivación por la cual los jugadores dejaran todo en la cancha. ¿Quién podrá ser el guapo para levantar la mano y con ello negar o desvirtuar lo que en apariencia es éxito exclusivo de los jugadores santistas?

Cuando alguien hace su trabajo con gusto y además gana con ello la satisfacción del reconocimiento general, entonces el asunto se convierte en una cuestión trascendente. En ese sentido no es irreverente para nadie, o debería no serlo, reconocer tanto una buena canción, una pintura, un poema, o un partido de fútbol. No es ningún mérito asegurar que el Santos-Monterrey fue un poema de partido y la santosmanía desatada verdadera poesía popular. Independiente al resultado final del campeonato; en el colectivo de los recuerdos laguneros quedará como referente aquel día genial cuando en tiempo de compensación Fernando Arce colocó un perfecto cabezazo, directo a la red y al corazón de todos los aficionados del Santos Laguna. ¿Te acuerdas?


1 comentario:

winner dijo...

I agree with you about these. Well someday Ill create a blog to compete you! lolz.