viernes, 13 de junio de 2008

Los Chairos o la descripción de los neo-hippies


En una apreciación muy subjetiva me parece que un gran mérito de Tamara de Anda es hacer las cosas. Hacer un documental siempre será mejor que no hacerlo. Para Los Chairos (México, 2006), que no se mueve en los círculos de las realizaciones nominadas a premios y con jurados de prestigio en el mundo no virtual, Internet es la salida adecuada y propicia. El “ciberespacio” está, sin duda, lleno de basura de todo tipo. Pero en contraparte y para beneplácito de muchos, debe existir una cifra para mi desconocida de miles de jóvenes (en este caso una mujer) como Tamara de Anda con un potencial, de acuerdo a sus intereses y gustos, jubilosamente creativo y con una chispa casi natural para de primera instancia utilizar favorablemente el ilimitado campo de acción que permite la red (más lo que se acumule con el paso del tiempo). Sin menospreciar al mundo adulto, tengo la impresión tal vez errónea de pensar en la imposibilidad de encontrar material semejante a Los Chairos hecho por mayores de cincuenta años. Espero equivocarme al respecto, aunque lo dudo mucho.

Una cámara de precio accesible, el conocimiento de las mínimas técnicas de edición; encuadres; iluminación; musicalización; la preparación de un guión previo a la realización; la selección de locaciones; actores y las muchas ganas (con poco o cuantioso dinero) nunca serán garantía para ver un producto hecho realidad. Los mejores presupuestos han resultado ser insuficientes para infinidad de proyectos cinematográficos. O pequeños esfuerzos financieros han dado obras maestras. Los Chairos está muy lejos de ser el gran documental, pero está muy cerca del buen ejemplo. Cerca del entusiasmo, cerca de la creatividad. ¿Cuestionable su visión, su punto de vista? Por supuesto que sí, pero ello no le quita en ningún momento el mérito del riesgo habitual, entendible y hasta fomentado en los jóvenes para “hacer” las cosas. Tener ganas, tener decisión, tener ideas. Y además, desde mi particular punto de vista, muy alejadas de la solemnidad. Y no porque la solemnidad sea en sí algo automáticamente negativo, sino porque ésta no debería en principio ser parte de una gran mayoría del mundo juvenil. En ese orden de pensamientos el documental describe a una de las llamadas “tribus urbanas” con humor, sin pretensiones intelectuales, con habilidad y recursos técnicos muy aceptables. Por decisión, concepción y virtud de Tamara ahí está el producto en la red, está expuesto a la crítica. Por lo que he visto, además ha resultado polémico. Las y los Tamara (menores de treinta años) podrán seguir, deben seguir, experimentando para bien o para mal las vicisitudes del cine en Internet, lo cual más temprano que tarde brindará la oportunidad, en la diversidad del medio, para ver obras con una gran dignidad y calidad en su propuesta. Los Chairos no es el camino, pero va por un buen sendero.




Ficha Técnica:

Los Chairos (México 2006), dirección, producción y edición Tamara de Anda; Julio López (Che Guevara); Mario Flores (Emiliano Zapata); Alejandra Barrera (fresa). Entrevista a Dr. Ciencia Política, Jorge Lumbreras. 19 min.

1 comentario:

Darkness dijo...

Me Parece un buen material
me e dado cuenta que no se necesita de una buenísima calidad para dar una buena información
acerca del vídeo e aprendido acerca de la manera de cual los jóvenes se hacen llamar Chairos lo cual ellos mismos se hacen en un estado de sarcasmo entre ellos por lo cual desgraciadamente no conocen ni tienen conocimientos para llamarse anarquistas.