jueves, 11 de septiembre de 2008

Río Nazas, buena nueva


Buena noticia, para ponerse contentos: Nos visita por primera vez en el Siglo XXI el caudal del Río Nazas en la zona metropolitana de La Laguna. El lecho seco dejará de serlo por varios días. La Comarca Lagunera le hace entender al mundo el porqué su nombre regional. En su cauce final, el río terminará formando su natural laguna: La Laguna de Mayrán.

El paisaje de las tres ciudades será otro. El agua esconderá esa horrible vista en el lecho seco llena de suciedad y basura. Apreciar durante varios días el espectáculo del poder de la naturaleza será magnífico. Algunos tuvimos la suerte de verlo en el 91. Todavía muchos podrán presumir su fortuna de contar también en sus recuerdos la estampa del Nazas en la impresionante y peligrosa cauda de 1968. Y ahora los niños y muy jóvenes estrenan experiencia, contando además con la tranquilidad de saber que los volúmenes de agua no son para preocupar. Todos nos haremos contemporáneos al hecho y reforzaremos la convicción por saber y entender una parte muy importante de nuestra identidad. Hay quien le imprime, por cierto, un gran valor cultural a esa identidad y cuando se refiere al río le da respetuosamente la jerarquía de Padre; el Padre Nazas.

Júbilo, fiesta, orgullo, lo menos que podremos presumir y demostrar todos durante la convivencia natural entre humanos y agua de río. Un pequeño botón de muestra por ese júbilo es la peligrosa introducción al cause del río que algunas personas deciden, contraviniendo las recomendaciones oficiales; la temeridad supera al buen juicio, pero habrá que entenderlo. Bañarse en el río será para muchos una experiencia aún más inolvidable. Aunque el caudal se vuelva a contener río arriba en nombre de la modernidad y la productividad, el orgullo lagunero se apropiará en su memoria y su pensar la convivencia y la conveniencia de reclamar el retorno natural del Nazas más allá de los dictados de unos cuantos negociantes del líquido hecho dinero.

Por lo pronto, qué bien poder mirar a la naturaleza haciendo lo que por millones de años ha hecho. Por un tiempo indefinido, seguiremos en la terquedad de retar la paciencia inmutable del río. Tercos, porque no todo debería sustentarse en razones puramente económicas. Las propuestas de especialistas en el tema son varias y no deben seguir siendo ignoradas. Convivir con la naturaleza es una necesidad de primer orden. Y más cuando somos testigos de esa bella imagen que nos regala nuestro Río Nazas, que con certeza no será su última avenida; con o sin nosotros.




Foto 1: isc jorge garcía
Foto 2: El Siglo de Torreón

2 comentarios:

Jorge dijo...

Me parece un excelente resumen de lo que sucede en el río nazas. Curiosamente encontré esto y luego me dí cuenta que la foto es una de las mías. Gracias por considerarla para su entrada.
Saludos.

Eduardo Rentería dijo...

Un saludo Jorge.

Y gracias por tu foto.