miércoles, 8 de octubre de 2008

Barack Obama, va


El debate de ayer entre los senadores Barack Obama y John McCain no podía dejar de lado el tema económico, de hecho consumió gran parte del tiempo pactado. Ojalá algún día fuera posible en México tener un debate entre candidatos a algo con esa ventaja ofrecida por una televisión mucho más a tono con una agilidad en dirección de cámaras, sin acartonamientos, y más ocupada en darle fluidez visual a las propuestas discursivas de los personajes políticos y sus gestos o movimientos corporales. También el lenguaje corporal, y los candidatos lo saben, tiene importancia en la decisión de algunos votantes. En ese sentido, y dicho esto sin el menor afán de burla, Obama venció corporalmente a McCain. El formato aceptado por ambos candidatos le dio mayor ventaja a Obama. Problemas físicos del senador McCain visualmente le restaron puntos; más que una percepción de experiencia el candidato republicano deja la impresión de un hombre con problemas de salud naturales de su edad. Aunque para John McCain la dificultad en el movimiento de sus brazos sea consecuencia de la tortura en sus años de prisionero en la guerra de Vietnam, en comparación Obama lucía como un hombre con mucha mayor fortaleza física.

En cuanto a las propuestas para hacerse de simpatizantes y votos constantes y sonantes el 4 de noviembre, otra vez ganó Barack Obama. Desde mi punto de vista Obama en realidad no se empleó a fondo contra McCain en el asunto de la crisis económica. Deja entrever el equipo asesor de Obama que el enorme problema financiero es su mejor aliado y está favoreciendo la campaña demócrata. McCain perderá porque el presidente George Bush es el republicano responsable del incendio; en este momento la mayoría de la población no estará dispuesta a votar por otro republicano. Y con el interés en el tema de la economía, el debate consumió gran parte del tiempo pactado. Por supuesto las primeras preguntas del público presente en el auditorio de la Universidad Belmont se encaminaron a la inquietud sobre la propuesta de cada candidato para resolver el grave asunto de la economía. En este último punto, Barack Obama suena más popular para los oídos del elector cuando habla de un recorte de impuestos que beneficiarían al 95 por ciento de lo norteamericanos.

Aunque el sistema electoral de Estados Unidos es un verdadero rompecabezas y donde incluso la mayoría del voto popular puede no determinar al ganador de la presidencia, en esta ocasión Barack Obama también parece llevar ventaja definitiva en los votos necesarios y suficientes de lo que ellos llaman Colegio Electoral, órgano que a final de cuentas decide al ganador. Hasta el momento la expectativa de ver al primer presidente de piel negra en Estados Unidos sigue creciendo y aunque es interesante todavía observar qué tanto el problema racial influirá en el resultado, la mayoría aparentemente no toma en cuanta para nada este factor. Cuando menos para una parte importante del mundo, Barack Obama ya es una esperanza para terminar con la guerra en Irak, y eso ya es mucha ganancia.

2 comentarios:

walking excavator dijo...

i think you add more info about it.

kubota mini excavator dijo...

im your favorite reader here!